“Invierte en tu alimentación ahora y no inviertas en medicinas en el futuro”

Malestares de embarazo: como prevenir las más habituales

Prevenir las molestias en el embarazo

Tu cuerpo experimenta constantes transformaciones durante una fase en la que los ajustes hormonales y las variaciones físicas pueden influir en ti de diversas maneras. Para manejar mejor estas incomodidades, te sugiero implementar ciertas estrategias que te facilitarán este proceso de cambios. 

Además, recuerda que el término de este período resultará en uno de los instantes más dichosos de tu existencia, lo cual justifica plenamente el esfuerzo.

Náuseas

Aproximadamente el 70% de las gestantes experimentan náuseas y vómitos durante el primer trimestre. A pesar de numerosas investigaciones sobre los cambios en la hormona GCH, aún no se ha determinado una razón específica para desencadenar estas molestias. La condición conocida como Hiperémesis Gravídica, caracterizada por náuseas y vómitos frecuentes, puede conducir a la deshidratación y, como afecta la ingesta de alimentos, podría resultar en pérdida de peso durante este periodo. 

Prevenir náuseas en el embarazo

Es crucial asegurar una nutrición completa, especialmente si estos episodios son diarios, para prevenir la pérdida de nutrientes esenciales. En caso de náuseas y vómitos, es importante hidratarse adecuadamente, incluyendo líquidos con azúcar o soluciones rehidratantes para mantener un buen nivel de glucosa y micronutrientes.

Consejos para aliviar las náuseas:

  • Divide tus comidas diarias en 6 o 7 ingestas pequeñas y bien repartidas.
  • Mastica con cuidado y come sin ninguna prisa.
  • Permanece sentada tras comer, evitando acostarte inmediatamente.
  • Prefiere bebidas frías sobre las calientes.
  • Incorpora arroz, pasta o patatas, que son alimentos bajos en fibra.
  • Los alimentos secos suelen ser más tolerables por la mañana, como pan tostado, cereales o galletas.
  • El jengibre, en infusiones, puede ser un gran aliado contra las náuseas.
  • La actividad física ligera puede mejorar tu bienestar, sobretodo actividades físicas aeróbicas.

Acidez estomacal

La acidez suele presentarse en el tercer trimestre debido a la presión que el útero ejerce sobre el estómago, provocando que el ácido gástrico ascienda al esófago y cause reflujo (reflujo gastroesofágico).

Prevenir la acidez estomacal en embarazo

Consejos para la acidez:

  • Come frecuentemente en porciones pequeñas, despacio y masticando bien.
  • Evita jugos ácidos y bebidas carbonatadas, prefiriendo agua natural entre las comidas.
  • Limita el consumo de alimentos grasosos como frituras o empanados, así como dulces, especias fuertes o picantes. 
  • Los alimentos neutros, como la leche o carbohidratos como arroz o pasta, serán más beneficiosos.

Antojos y olores

Es común que durante el embarazo experimentes cambios en tu sentido del olfato y gusto, ya sea por una mayor sensibilidad o por variaciones en tus preferencias alimenticias. Si de repente sientes desagrado por algo que antes disfrutabas o te atraen sabores o aromas nuevos, no te preocupes, es un fenómeno normal debido a los cambios hormonales.

Los antojos en el embarazo

Consejos para manejar antojos y sensibilidad a olores:

  • Prefiere comidas con pocos condimentos.
  • Elige alimentos que no tengan olores intensos, y que sean fríos o bajos en grasa, ya que emiten menos aroma.
  • Satisface tus antojos sin caer en los excesos.
  • Si deseas algo dulce, permítetelo en pequeñas cantidades y de manera ocasional, especialmente si necesitas controlar tu ingesta de azúcar.

Insomnio, cansancio, apatía

El insomnio, la fatiga y la apatía son sensaciones comunes causadas por los cambios hormonales y el aumento de peso durante el embarazo. Ten en cuenta que estas sensaciones suelen desaparecer después del parto, así que no debes desesperarte.

Insomnio en embarazo

Consejos para combatir el insomnio y el cansancio:

  • Cena algo ligero, por ejemplo, una porción de fruta o verduras
  • Un vaso de leche caliente antes de dormir puede ayudarte a favorecer el sueño.
  • Evita acostarte inmediatamente después de cenar, espera al menos unas horas, dependiende de lo que hayas cenado. Recuerda no cenar alimentos con proteína animal ya que estos pueden provoacarte insomnio y tardan más en digerirse.
  • Descansa todo lo que necesites y evita esfuerzos excesivos. Las siestas diarias durante 30 minutos son muy recomendadas.
  • Evita en lo posible usar mucho tiempo el celular.
Aunque las molestias en el embarazo pueden ser desafiantes, con el cuidado adecuado y la atención a tu cuerpo, puedes minimizar su impacto y disfrutar plenamente de esta etapa única en la vida. Recuerda siempre consultar con un profesional de la salud si experimentas molestias graves o persistentes para recibir el tratamiento adecuado.
Dr. Isaac Heredia Martínez
Dr. Isaac Heredia Martínez
Médico Cirujano y Partero